Bernabé Rico, María Ballesteros y Óscar de Julián forman el jurado oficial del FICA

 
ELSA ORTIZ
 
El Festival Internacional de Cortometrajes de Aguilar de Campoo (FICA) cuenta, en su vigésimo octava edición, con un jurado oficial compuesto por Bernabé Rico, María Ballesteros y Óscar de Julián. Tres cineastas que guardan una estrecha relación con el certamen norteño, pues han sido premiados en años precedentes. 
 
La carrera del director y productor Bernabé Rico se vertebra tanto en lo audiovisual como en el teatro. Es miembro de la Academia de las Artes Escénicas, FAPAE, la Coordinadora del Cortometraje y la Asociación de la Industria del Cortometraje (AIC). En 2012 fue galardonado con el premio de la prensa; dos años después su filme ‘Cowboys’ fue seleccionado dentro de la sección Panorama. 
 
Para Rico, ser miembro del jurado es «por un lado, una responsabilidad porque lo que decidamos aquí influye en mucha gente y en el prestigio del festival, que requiere un palmarés que esté a la altura; por otro lado, es un gustazo poder venir sin ningún tipo de presión a disfrutar del cine y a charlar sobre él con los amigos. Me gusta ver las películas en pantalla grande y con el contexto del certamen».
 
A la hora de evaluar un filme, Rico se fija en tres aspectos: «analizo la parte técnica, la producción y lo artístico; y hago como una especie de media. La parte subjetiva intento que sea como un plus. Todo se encierra en torno a la pregunta de si esa película se queda en la cabeza y en el corazón. Si la respuesta es sí, si después de salir de la sala continúas dándole vueltas, ese filme es el mejor». Entre sus próximos planes de futuro, con vistas al próximo año, destaca el corto ‘Todos los padres’, basado en una historia real. De la misma manera, está preparándose para rodar el largometraje ‘El inconveniente’.
 
María Ballesteros
 
María Ballesteros presume también de una trayectoria vinculada al mundo del cortometraje. Además de haber protagonizado diversos filmes, logró el reconocimiento del jurado joven y el de la mejor obra dirigida por una mujer en la vigésimo sexta edición del festival con ‘Epitafios’. «El hecho de que hayan considerado que mi punto de vista debe estar dentro del criterio que abandera este certamen me hace muchísima ilusión», comentó la actriz. Para ella, el corto ganador debe ser «aquel que huya de los lugares comunes. Fundamentalmente ha de tener un grado de honradez, alma, una cierta innovación y también una dosis de entretenimiento», comentó.
 
En la actualidad, Ballesteros está preparando su primer largometraje como directora, que tendrá por título ‘Yo en tu lugar’ y que contará con Arturo Valls y Aitana Sánchez Gijón como protagonistas. «Todavía no me lo puedo creer. El proyecto lo he escrito con mi chico y es algo muy personal. La productora es la misma con la que trabajé para el cortometraje y desde el principio ha fraguado el trabajo en equipo», comentó ilusionada.
 
Óscar de Julián
 
La pasada edición del certamen dejó buen sabor de boca a Óscar de Julián. El director, periodista y guionista se alzó en 2015 con el primer premio del FICA con su cortometraje ‘Al Pelae’. Repetir este año como jurado «es un privilegio. Aguilar de Campoo es uno de los festivales con mayor proyección en España, con producciones para todos los públicos y de gran calidad». El también docente considera que un corto «para merecer ganar no debe tener una excelente fotografía ni unos buenos actores ni siquiera ser una gran historia. No se trata ni de la forma ni del contenido, sino de lo está en medio, cosas intangibles: ritmo, emoción y capacidad de hacer pensar. Tiene que ser una obra que, después de verla, te haga sentir que has aprendido algo».
 
De Julián es cofundador y redactor jefe de ‘Cortosfera’, la principal revista online de crítica de cortometraje que se edita en español. Entre sus múltiples planes de futuro confiesa que sí hay hueco para un nuevo filme, «pero tardaré muchos años, porque quiero que sea algo impresionante».
 
Los tres cineastas coinciden en resaltar la importancia del FICA dentro del circuito de certámenes dedicados a exaltar el pequeño formato. «Es el festival que más me gusta por ideología, por la manera en la que tratan a los cortometrajistas, por la involucración que tiene todo el pueblo con el mismo y por la iniciativa de cada una de las obra esté apadrinada por un comercio», declaró Ballesteros. De Julián distingue dos tipos de certámenes en el panorama español: los dedicados a los cortos independientes y los más tradicionales. «Dentro de estos segundos, el de Aguilar destaca por no estar acartonado, sino que continúa ofreciendo cine de calidad». Por último, Rico se muestra de acuerdo con las palabras que el año pasado dedicó Santiago Segura al certamen: «Aguilar probablemente -por antigüedad, trayectoria y reconocimiento- es uno de los festivales de clase A en España».
 
El cometido del jurado oficial será conceder los premios a mejor cortometraje, director, actor, actriz, guion, fotografía y montaje de entre las doce obras que componen la Sección Nacional Oficial. Entre ellas aparecen las últimas propuestas de cineastas tan destacados como Isabel Coixet, Juanjo Giménez o Álvaro Longoria.