Juanjo Giménez logra con ‘Timecode’ el primer premio en la vigésimo octava edición del FICA

 

ELSA ORTIZ

‘Timecode’, filme dirigido por Juanjo Giménez, se ha alzado con el primer premio del Festival Internacional de Cortometrajes de Aguilar de Campoo (FICA) en su vigésimo octava edición. Con este trabajo, el cineasta catalán se convirtió, el pasado mes de mayo, en el primer español en lograr la Palma de Oro del Festival de Cannes al mejor cortometraje. ‘Timecode’, además, se encuentra dentro de los diez cortos preseleccionados para los Oscar.
 
“La verdad es que me parece que es algo que le esté pasando a otro. No me analizo mucho, simplemente lo vivo de la mejor forma posible y lo comparto con la gente que ha hecho posible el corto. Muchas personas colaboran en los filmes un poco por amor al arte y si la obra funciona bien, es una recompensa para todos”, confesó.
 
‘Timecode’ recoge las horas de trabajo de Luna y Diego, dos guardias de seguridad de un parking. Giménez quería hacer algo relacionado con la danza, pero escapando de los clips que llegan a los festivales. Buscaba algo diferente y se basó en una experiencia personal.
 
“Trabajaba en una multinacional y viajaba de lunes a jueves. El viernes lo tenía en la central bastante libre y lo usaba para escribir mis cosas. Una compañera descubrió mi secreto y, al contrario que los protagonistas del corto, lo uso un poco para reírse a mis espaldas. Me quedé con esa historia y, hablando con mi guionista, cambié la escritura por la danza. ‘Timecode’ va de eso, de descubrir secretos”, explicó el director y también economista.
 
Aunque este es el tercer corto del cineasta catalán que el certamen aguilarense selecciona, es la primera vez que visita la villa galletera. “Tenía muchas ganas de venir. El FICA tiene buena prensa, se habla muy bien de él. Cuenta con cosas que marcan un camino, como el pago por selección o el cuidado que da a los trabajos y a los cortometrajistas. Todo lo que se oye hablar del festival es bueno”, reconoció.
 
Por otro lado, Giménez también participa en ‘El día más corto’ con otra de sus obras, ‘Nitbus’, cuya historia sucede en un bus nocturno en Barcelona y narra una amistad traicionada, llevando al límite el uso del sonido.  “Es una iniciativa estupenda. Si hay algo que tenemos que conseguir con el corto es intentar hacerlo llegar a audiencias más allá de los festivales. Los certámenes están muy bien y son imprescindibles, pero tienen un público cautivo. Todo lo que sea expandir el mundo del cortometraje es maravilloso”, consideró.