La actriz Petra Martínez recoge el Águila de Oro del Festival de Aguilar

 
La actriz jienense Petra Martínez recogió el premio Águila de Oro en la sesión de apertura del Festival Internacional de Cortometrajes de Aguilar (FICA), celebrada ayer martes. La intérprete galardonada agradeció el homenaje recibido y comentó que “me siento muy emocionada. Es la tercera vez que acudo al festival de Aguilar y es un certamen muy cálido, muy cercano, que me hace sentir como en casa”.
 
Con anterioridad, Petra Martínez había estado en el certamen en 1998, presentando el cortometraje ‘Allanamiento de morada’, dirigido por Mateo Gil, y en 2012, en el homenaje que el FICA tributó al actor Ramón Barea. Acerca de su experiencia en el festival palentino, la actriz añadió que “destacaría especialmente que aquí se hacen muy bien las cosas. A cualquier persona que quisiese organizar un festival de cine le recomendaría que viniese aquí para que pudiera aprender de vuestro ejemplo”.
 
El festival de Aguilar ha concedido el premio Águila de Oro a Petra Martínez como reconocimiento a toda su trayectoria profesional. Tras cincuenta años de trabajo en teatro, cine y televisión, la intérprete ha estado a las órdenes de algunos de los principales realizadores nacionales. En su filmografía aparecen títulos como ‘Nadie conoce a nadie’ (Mateo Gil, 1999), ‘La mala educación’ (Pedro Almodóvar, 2004), ‘La noche de los girasoles’ (Jorge Sánchez Cabezudo, 2006), ‘La soledad’ (Jaime Rosales, 2007), ‘Mientras duermes’ (Jaume Balagueró, 2011) o ‘Palmeras en la nieve’ (Fernando González, 2015), entre otros. En 2007 recibió el premio de la Unión de Actores a la mejor actriz protagonista por su interpretación en ‘La soledad’, galardón que repitió en 2011 como mejor actriz de reparto en la película ‘Mientras duermes’.
 
En los últimos años Petra Martínez ha alcanzado una notable popularidad gracias a su aparición en la serie de televisión ‘La que se avecina’. Sobre su trabajo en esta serie, la actriz comentó que “me gusta mucho porque tiene un guión maravilloso, políticamente incorrecto, en el que una mujer de 73 años puede comportarse como una niña. El papel te permite hacer un poco lo que quieres en cada momento y, además, todos los personajes hacemos un poco el ridículo y no hay jerarquías entre ellos”.